SV// Cómo manifestarse en la Asamblea Legislativa

Por Napo García de Censura Cero para CIRCA

Comencemos por la libertad de expresión, no, no hablo de esa libertad de expresión que tienen los señores diputados, sentados en su cómodo curul los días de sesión plenaria; Más bien, hablo de esa libertad de expresión que todos llevamos, que muchos soñaron tener y que pocos en verdad utilizan.

La libertad de expresión señalada por el art. 19 de la Declaración Universal de los derechos humanos, se define como un derecho fundamental dentro de los sistemas democráticos. Debería ser un camino a seguir para países que dicen tenerla y se ostentan de practicarla como nosotros.

Pero, ¿Qué pasa cuando cuatro jóvenes universitarios deciden ir a la “Casa del pueblo” llamada Asamblea Legislativa a poner en práctica este derecho fundamental?

Les dejo los tres pasos a seguir para que usted pueda “expresarse libremente” dentro del Salón Azul:

Primero: Una persona no puede estar en presencia de una sesión plenaria si no posee la firma y autorización de dos personas miembros de la junta directiva de la Asamblea Legislativa. ¿Se imagina usted a alguien que poco sepa de dichas autoridades? Jamás podría entrar.

Segundo: Usted no puede entrar con ningún cartel que contenga sus pensamientos o denuncias. A menos que usted sea llevado por un diputado o fracción legislativa que le permita meter carteles, pancartas, silbatos y todo tipo de artefactos que pueden interrumpir cualquier sesión plenaria (para generar uno de esos shows legislativos que estamos acostumbrados a ver) sin necesidad que ningún miembro de seguridad intervenga.

Tercero: Usted como visitante debe permanecer quieto, silencioso y sumiso, de lo contrario será retirado por los miembros de seguridad de dicha institución; Claro, a todo esto, usted está haciendo uso de su derecho fundamental de “expresarse libremente” dentro de la Asamblea Legislativa.

Fotografías por: Censura Cero en la Asamblea Legislativa durante una sesión plenaria, CIRCA junio 2013.

Ahora imagine burlar estos pasos protocolarios y llamarle la atención a los diputados con un pequeño cartel, un cartel con un mensaje sencillo, que representa en pocas palabras lo que la mayoría de personas pensamos. Sin duda alguna, usted sería retirado inmediatamente por los miembros de seguridad, le quitarían sus documentos de identidad y todo material que usted haya utilizado para “protestar”; Luego sería retenido y llevado a un pequeño cuarto, ubicado en la segunda planta de la Asamblea Legislativa, en la cual estaría usted y sus otros tres compañeros rodeados por siete u ocho miembros de seguridad intimidándolo y actuando como si fuese un acto terrorista el que se ha llevado a cabo.

Sería usted tratado como un pequeño intruso, vago y delincuente que ha interrumpido el orden establecido dentro de una de las instituciones más desprestigiadas del país. Luego, miembros de la Policía Nacional Civil amenazarían con retenerlo 72 horas en bartolinas e incluso poner una demanda en su contra en la Fiscalía General de la República, por allanamiento de propiedad privad; Claro, todos sabemos que es una institución pública y que no lo pueden hacer, siendo esto último unas palabras de factor psicológico que buscarían intimidarlo. Luego usted fuera interrogado por más de una hora, intentando descubrir más de su persona mientras el jefe de seguridad toma nota en su pequeña libreta de apuntes. Usted quedaría fichado dentro de la Asamblea Legislativa y le pedirían de favor que la próxima ocasión que se le ocurra protestar, solicite permiso al jefe de seguridad mediante una carta formal a su correo y que lo haga del palo de hule hacia afuera…

Estamos conscientes que el personal de seguridad de la Asamblea Legislativa solo hacía su trabajo, cumplía órdenes, que fueron dadas por diputados presentes en la plenaria, los cuales alegaron que se sentían amenazados y ofendidos por nuestro cartel. Quizás tengan algo de razón, quizás estamos comenzando a despertar y quizás no sea la primera vez que esto suceda; Y eso sí representa una gran amenaza para el status quo que impera en el Salón Azul, es por eso que ellos deben estar conscientes que muchos jóvenes ya no soportaremos su forma de actuar. Por lo tanto, si los políticos son el problema, nosotros seremos el gran problema de los políticos.

Ahora bien, imagínese hacer un segundo llamado creativo a los diputados, convocando más personas y siendo más audaces que ir a la Asamblea Legislativa, ¿Estaría usted dispuesto a colaborar? O ¿Se quedaría sentado en su cómodo sillón viendo cómo pasa?

 “A eso que llamamos libertad de expresión, es eso mismo que la gente no quiere oír por temor de escuchar la verdad.”

-George Orwell

Napo García es un estudiante de Relaciones Internacionales, miembro de Censura Cero.
Napo García define a Censura Cero como una iniciativa salvadoreña que tiene el fin de incentivar a los jóvenes a participar en política perdiendo el miedo a opinar.
Anuncios

3 Respuestas a “SV// Cómo manifestarse en la Asamblea Legislativa

  1. Estoy totalmente dispuesto a colaborar y protestar por nuestros derechos, avisenme cuando sea la próxima y allí estaré

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s