SV// Madre Paty murió el día de las elecciones // Ana Lucía Sáenz Jaramillo para el CIRCA

1608697_10153758185445471_1701195741_n

Madre Paty García murió el dos de febrero de 2014. El día de las elecciones presidenciales en El Salvador. El día que el FMLN celebró el primer lugar y la ventaja que marcó contra ARENA. Que a pesar de ganar la mayoría de votos en trece de los catorce departamentos del país,  no llegaron a la mitad más uno para ganar en primera vuelta.

Aunque se fue antes de tiempo, agradezco que no escuchara al candidato por el FMLN Salvador Sánchez Cerén, refiriéndose a Tony Saca y al partido UNIDAD, diciendo que es importante reconocer el surgimiento de una nueva fuerza que logra ubicarse como tercera en el país con un pensamiento nuevo. Agradezco que se marchara sin conocer de alianzas hipócritas que se apoyan del olvido de la gente para poder anunciarlas en voz alta. Estoy segura que hubiera sentido una mezcla de decepción y rabia, y ya era suficiente con los dolores de un cáncer mal atendido por el seguro social.

Se ha creado una asociación de madres de capturados y desaparecidos, las madres que sufren esta angustia indefinida tienen derecho a agruparse para consolarse para ayudarse para ver que hacen por sus hijos, yo las felicito. ~ Monseñor Romero, 1977.

Patricia García era la presidenta actual de CO-MADRES, Comité de Madres y Familiares de Detenidos-Desaparecidos y Asesinados Políticos de El Salvador “Monseñor Oscar Arnulfo Romero”. Es una organización activa, que nació a raíz de los crímenes ocurridos durante la represión militar de los años setenta y posteriormente durante la época del conflicto armado.

El trabajo de la organización inició a raíz de los jóvenes desaparecidos y asesinados durante la masacre de la Universidad Nacional del 30 de julio de 1975. Guiadas  por Monseñor Oscar Arnulfo Romero, su trabajo fue la  denuncia de violaciones a los Derechos Humanos durante los años del conflicto armado.

Ella llegó al Comité de Madres a finales de los años setenta y gracias al consejo de Monseñor Romero, tenía doce años. Ya había vivido once meses en el exilio, pero decidió regresar por su familia y porque sentía que como salvadoreña debía ayudar a resolver los problemas de su país. En un principio ayudó a cuidar niños rescatados de los bombardeos, y a tomar testimonios; pero debido a la persecución militar tuvo que huir nuevamente.

En 1989 renunció al exilio y regresó legalmente. Se encargó de visitar presos y dejarles comida en diferentes penales, hasta que nuevamente fue capturada, violada y torturada. Pasó 22 días en calidad de detenida desaparecida y tres meses en cárcel de mujeres, hasta que  fue rescatada momentos antes de su ejecución […]

Estando en calidad de exiliada regresó a escondidas y empezó a trabajar de Correo, El Correo de las Madres. A eso le llamaban La vida clandestina. Se hacía pasar como vendedora, o como cambiadora de dinero. Entraba y salía por las fronteras sin presentar documentos llevando mensajes en embutidos. Así pasó la mayor parte de la guerra,  hasta que la capturaron por primera vez en el parque Cuscatlán. Las madres la ayudaron a salir y continuó su labor sin miedo. De México traía las donaciones que ya no podían ser recibidas en El Salvador, y de aquí se llevaba papelería, testimonios y negativos para revelar. Material que luego presentaron a la Comisión de la Verdad.

En 1989 renunció al exilio y regresó legalmente. Se encargó de visitar presos y dejarles comida en diferentes penales, hasta que nuevamente fue capturada, violada y torturada. Pasó 22 días en calidad de detenida desaparecida y tres meses en cárcel de mujeres, hasta que  fue rescatada momentos antes de su ejecución; gracias a la solidaridad internacional y al apoyo directo del Senador de los Estados Unidos, Edward Kennedy en 1990.

Desde 1980 CO-MADRES venía tratando de legalizarse, pero nunca les recibían los documentos, se los rompían en la cara. Es difícil para el gobierno reconocer que en El Salvador hay detenidos, desaparecidos, torturados y asesinados políticos, como lo asevera la organización en su nombre. Fue hasta el año pasado, el 28 de febrero de 2013  que el Ministerio de Gobernación le otorgó la personería jurídica.

Quería escuchar el perdón de los militares. El perdón del Estado. Quería que le confesaran el paradero de sus familiares desaparecidos y los de todas las demás madres. Esperaba ver una ley de reparación integral a las víctimas del conflicto armado.

A pesar que estaba a cargo desde el 2010, Patricia García hasta antes de morir, tenía sólo un año y cuatro días de ser la Presidenta oficial. Para ella era un nuevo inicio retomar el trabajo que tenían estancado. Estaba muy animada y con mucha fuerza. VERDAD JUSTICIA decía. Quería escuchar el perdón de los militares. El perdón del Estado. Quería que le confesaran el paradero de sus familiares desaparecidos y los de todas las demás madres. Esperaba ver una ley de reparación integral a las víctimas del conflicto armado. Un techo digno para los que fueron desplazados o tuvieron que escapar. Presenciar  la derogación de la ley de amnistía. Decía que el perdón y olvido no existe, porque nadie le pidió perdón a ella o a las demás víctimas; los hechos violentos que se llevaron a miles de familiares no se pueden olvidar.

Quería hacer de la sede oficial de CO-MADRES, un museo de memoria histórica.  Que se impartieran talleres sobre lo que no enseñan las instituciones educativas. También un lugar de refugio para madres necesitadas, pero antes de lograr estos nuevos propósitos, usurparon la casa, y encadenaron las puertas.

La  oficina de CO-MADRES es una casa de habitación ubicada a unas cuadras del mercado San Miguelito. Fue donada en el año de 1988 por el partido laborista de Noruega. Por no tener personería jurídica, tuvieron que escriturar la vivienda a nombre de una organización sindical, que al igual que CO-MADRES surgió a raíz de la represión militar, con el acuerdo que,  una vez pudieran legalizarse se haría el traspaso de la propiedad. Sin embargo 25 años después están más interesados en vender la propiedad que en regresarla a sus verdaderas dueñas. Tal vez las organizaciones de trabajadores de hoy se olvidaron que dentro del término de “sindicato” está la palabra Justicia y ésta no significa: Desnudar a los compañeros de lucha para  luego vestirse de sus sueños incumplidos.

Desde que le detectaron el tumor a Paty en el 2009  intercambió citas y diagnósticos en diferentes hospitales públicos. Primero le dijeron que el tumor estaba muy pequeño para operar. Después de las hemorragias, que los doctores curaron con pastillas anticonceptivas; la remitieron a oncología en dónde le informaron que el tumor era malo y por lo grande ya no se podía operar. Las quimioterapias mantuvieron dormido el cáncer, hasta el año 2013 que nuevos exámenes determinaron que había despertado, pero  ella estaba muy débil para más tratamientos. Lo único que obtuvo fue una bacteria por una comida arruinada. Parecía ya, que la atención medica era más para dejarla morir que para ayudarla, hasta trataron que su hermana firmara un documento que desligaba al doctor de cualquier responsabilidad ante otra emergencia.

El programa presidencial de reparaciones a las víctimas de graves violaciones a los Derechos Humanos ocurridos en el contexto del conflicto armado interno, publicado en el decreto ejecutivo número 204 del 23 de octubre de 2013, afirma que es deber del Estado asegurar la salud y dar especial atención a su obligación estatal sobre las reparaciones a las víctimas de graves violaciones a los Derechos Humanos. Establece como responsable de garantizar el cumplimiento a un representante de la presidencia, de relaciones exteriores y a dos delegados de organizaciones civiles.

Según este programa, como medida de reparación esta la rehabilitación en salud, a través de un plan de acción que promueva el pleno acceso a los servicios públicos de salud y la identificación de las necesidades prioritarias de las personas que así lo requieran.

Patricia García tiene familiares desaparecidos también fue capturada y torturada. Aspectos graves de violaciones a los Derechos Humanos definidos dentro del programa. Sin embargo la atención que gozó en los servicios públicos de salud, fue como beneficiaria de su ex pareja. No recibió atención médica especial ni como víctima,  ni como Presidenta de una de las primeras organizaciones de Derechos Humanos conformada por mujeres.

Fue la atención inhumana del seguro social que se aseguró de debilitarla, de vencerla dejando que el cáncer se regara por todo su cuerpo, pero agradezco que la negligencia del seguro social impidiera que Madre Paty escuchara que los ideales ya no importan, que la Verdad pasó de moda y no conviene para ganar votos.

Dedicó su vida a la defensa de los Derechos Humanos, al rescate de la memoria histórica para que futuras generaciones tengan identidad y puedan vivir y expresarse sin miedo. Era una mujer valiente, llena de fuerza, definitivamente su hora de morir no era en este domingo de elecciones. Fue la atención inhumana del seguro social que se aseguró de debilitarla, de vencerla dejando que el cáncer se regara por todo su cuerpo, pero agradezco que la negligencia del seguro social impidiera que Madre Paty escuchara que los ideales ya no importan, que la Verdad pasó de moda y no conviene para ganar votos. Que con estas alianzas es evidente que  la ley de amnistía siempre va a existir, que nunca va a haber justicia. Que son de los que también piensan que se debe perdonar sin pedir perdón y que el olvido conviene. Que también están enfermos de poder.

Ana Lucia Sáenz Jaramillo

Comunicadora Social, integrante del Colectivo Conmemora para la preservación de la memoria histórica de CO-MADRES.

aluciasaenz@gmail.com

Anuncios

3 Respuestas a “SV// Madre Paty murió el día de las elecciones // Ana Lucía Sáenz Jaramillo para el CIRCA

  1. Pingback: http://elcirca.com/2014/02/07/sv-madre-paty-murio-el-dia-de-las-elecciones-ana-lucia-saenz-jaramillo-para-el-circa/ | distraccionescotidianas·

  2. Pingback: SHARE El Salvador » Patricia García, Presente en Boston!·

  3. Es una lamentable e irreparable perdida para mi país, las mujeres que iniciaron y han mantenido su voz y el dedo en contra de las injusticias, las mujeres que hicieron el miedo a un lado para gritar!! Basta de violaciones a los derechos humanos! ! Verdad, Justicia y reparacion!. Nos estan dejando, ahora ella se encuentra junto a su madre Alicia, mujer luchadora tambien, ejemplo para sus hijas y para miles de mujeres que siguiero n sus pasos, ojala las nuevas generaciones no dejen de luchar hasta que en El Salvador halla Justicia para las victimas, aunque gobierrne el fmln.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s