SV// De Diseño de moda a Opulencia Pipil a… ¿un camino incierto? // Sara Hdz para el CIRCA

Sara Hdz, diseñadora de moda Salvadoreña, nos comparte los aprendizajes revelados durante el proceso de crear y dirigir la Colección de moda hecha para/por artesanos Salvadoreños: Opulencia Pipil. El reto fue crear nuevos diseños inspirados en una identidad Salvadoreña: la antigua población Pipil en esta ocasión, creando nuevas referencias en la moda artesanal. La opulencia se manifestó en la inspiración, en la herencia ancestral…  el resto es historia.

A continuación, lo bueno, lo malo y lo feo, pero sobre todo las Lecciones X de Sara Hdz.

IMG_7096

Recuerdo el día en que  leí los términos de referencia de la Colección en cuestión, ese documento con el que había soñado tantos días sin saberlo.

Ese documento tan… institucional, que casi me quitaba la emoción.

En mi mente, su voz sonaba a robot tipo Siri o la voz de los ascensores de multiplaza; No porque haya sido grabado así, sino porque simple y sencillamente seguía reglas y las repetía. La voz no era lo suficientemente Humana como para creerse lo que podía hacer, o al menos eso pensaba yo.

IMG_7144

Octubre, uno de los *mejores* meses del año. La lluvia se detiene y le da paso a la nostalgia que traen los cielos despejados de octubre. Octubre… Estoy segura que Alfredo Espino sintió lo que yo sentí, esa liviandad del mundo, de la realidad, eso que decían, los Pipiles. Eso, que se llevaba el viento. Nuestra historia, los prejuicios. Esos estereotipos con los que crecemos, las reglas que nos establecemos nosotros mismos y las reglas que suenan en nuestra conciencia gracias a la falsa moral social, a las religiones.

¿En qué creían?, recuerdo que fue una de las preguntas que me despertaron, ¿Cuáles eran sus “Dioses”? pregunté, dispuesta a escuchar y aceptar las respuestas. Ismael Crespín, el arqueólogo a quién entrevisté me dijo: “Dios es una palabra que fue sembrada por los conquistadores, es un sinónimo español”. Primer shock. Ellos creían que los elementos vitales: el fuego, aire, tierra y agua, eran sus abuelos, creían que TODOS somos una gran familia y sus ceremonias y sus nombres eran una representación de respeto y creencia.

Estoy más que segura que mi abuela, mi familia y las personas cercanas a mi dirán: ESO es del DIA-BLO… Diablo?! Diablo…. Satanás: una palabra tan llena de significados, definitivamente con algunos muy tergiversados, hijos de prejuicios.

Hemos crecido en una sociedad que nos preestablece en qué creer. Todos los domingos vamos a la iglesia, de cualquier denominación, y lo único que siembran es: Separación.

Sí, separación de todo aquello que se crea diferente.

Diferente: ese es otro concepto que he estado investigando en carne propia.

Di-fe-ren-te.

Diferente e igual son antónimos, y ahora entiendo muy bien su diferencia. Sobre todo cuando concierne temas que son propiedad de todos.

Gracias a la consultoría se despertó en mí algo que no se había despertado aun, pero había estado merodeando, nuestros ancestros más cercanos: los Pipiles.

Inspiración para la Colección “Opulencia Pipil”

Tengo tanto que investigar sobre los Pipiles, que aun no puedo ni siquiera adjudicarme el título de Hija del Jaguar. Debo de investigar y entender. Pero el verdadero problema es que si alguien quiere recordar quién es y de dónde viene, debe de pedir permiso. Sí, permiso.

¿Porqué? Preguntarán, pues porque según las estúpidas “leyes” autoimpuestas, si alguien creó un diseño, pintándole algunos colores básicos a unos jeroglíficos Maya, -copiados literalmente de la realidad-, entonces resulta que no podemos ni siquiera abordar nuestra Historia como tema de inspiración.

Me demandaron por utilizar simbología Maya.

Así como lo leen.

Aprendí que vivo en un mundo donde sólo les importa ser famosos y salir en la tele. Aprendí que todos criticamos a esa misma persona que en realidad somos. Aprendí que los paradigmas tienen raíces… y son más profundas de lo que imaginamos.

Les cuento mi aprendizaje.

Mi consultoría consistía en conceptualizar una pasarela:

  1. Con identidad salvadoreña
  2. Que fuera fabricada por artesanos.

Cuando leí el tema, supe: Pipiles [!!!] Qué más sino eso que he escuchado tanto ,y me derretía por descubrir.

Fueron los mejores meses de mi vida. Manejar, descubrir el paisaje salvadoreño. Lloré de felicidad el primer día. Felicidad de levantarme y conocer…me, conocerme.

Opulencia, resonaba. Opulencia. Opulencia… y es que en mi inconsciente, descubrir todo era como para un pirata descubrir un tesoro. Sí, un tesoro, algo de lo que debemos sentirnos orgullosos.

Sara trabajando la Colección en su taller, junto a Xakón y Gaby Portillo.

Como todo proyecto, se necesitan de manos extras: Gaby Portillo, Kique Escalante y Xacón fueron mis aliados. Emma Schonenberg y Renata Huete vinieron después. Pero mis padres, esposo, hermana, familia y amigos estuvieron todo el tiempo. Anna, Guadalupe, Mirna, Don Javier, Don Arcadio, Lis, Eugenia, Norma, Amanda y Pájaro Flor se sumaron respectivamente. Historias, y TODAS Salvadoreñas. Eso… eso fue lo que aprendí.

Aprendí que nuestros ancestros estuvieron ahí para nosotros, para que los recordáramos sin pedir permiso a NADIE. Aprendí que vivo en una burbuja más grande e invisible que cualquiera pueda imaginar. Aprendí que vivo en un mundo donde sólo les importa ser famosos y salir en la tele. Aprendí que todos criticamos a esa misma persona que en realidad somos. Aprendí que los paradigmas tienen raíces… y son más profundas de lo que imaginamos.

Aprendí que aun estamos descubriendo de donde venimos… y sobre todo hacia donde vamos.

Sara Hdz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s